Delitos contra la Propiedad Intelectual

Son delictivas aquellas conductas que atacan aquella propiedad integrada por derechos de carácter personal y patrimonial, que atribuyen al autor la plena disposición y el derecho exclusivo a la explotación de su obra.


¿En qué consisten los derechos de autor?


Se trata de derechos de carácter personal y moral, irrenunciables e inalienables, como son el decidir si la obra ha de ser divulgada y en qué forma, exigir el reconocimiento de la condición de autor, impedir cualquier ataque a la integridad de la obra, o la capacidad de modificarla sin perjuicio de terceros, etc. Los derechos de explotación de la obra corresponden también al autor de la misma, como son el derecho de reproducción, distribución, comunicación pública y transformación.


El tipo básico de este delito se recoge en el artículo 270 del Código Penal, donde se castigan determinadas conductas como son:


  • el plagio, entendido como la negación del reconocimiento de la condición de autor de la obra, o
  • la transformación de la misma.

Otras conductas previstas en este artículo atacan el derecho de explotación del autor sobre la obra, como puede ser la distribución, la comunicación pública, la interpretación o ejecución artística, o la importación, exportación o almacenamiento de ejemplares de la obra.


El párrafo 3 de este artículo 270 del Código Penal crea nuevas formas comisivas del delito, por razón de los nuevos avances tecnológicos y la necesidad de proteger los programas de ordenador. Se castiga la copia no autorizada de programas de software, al considerar, la nueva ley de Propiedad Intelectual, a los programas de ordenador como objeto de la citada propiedad.



¿Quién puede iniciar acciones?


El sujeto activo (persona infractora) puede serlo cualquiera que sea imputable, mientras que el sujeto pasivo (persona perjudicada) lo puede ser el autor o creador de la obra científica, literaria o artística. También pueden serlo sus causahabientes o cesionarios, el interlocutor, el traductor y hasta el editor de obras inéditas cuyo autor no conste.



¿Qué obras están protegidas?


En cuanto al objeto material del delito, lo es una obra del ingenio humano, bien sea literaria, artística o científica, entendidas en el sentido más amplio del término, cualquiera que sea el medio o soporte, tangible o intangible, actualmente conocido o que se invente en el futuro.


Se incluyen dentro de este concepto tebeos, cómics, historietas gráficas, planos, maquetas, mapas topográficos, diseños científicos, e incluso las traducciones y adaptaciones de obras, actualizaciones, resúmenes y extractos, arreglos musicales y colecciones de obras ajenas, como son las antologías.


No son objeto de propiedad intelectual las disposiciones legales o reglamentarias, ni sus correspondientes proyectos, ni las resoluciones jurisdiccionales y los actos, acuerdos, deliberaciones y dictámenes de los organismos públicos.



¿Cuándo constituye delito?


Se requiere que las conductas deben realizarse con ánimo de lucro y en perjuicio de terceros, por lo que se exige un dolo específico. Ello implica una intencionalidad que excluye la posible comisión culposa de estos delitos.


Según el art.271 del C.P el delito se agrava cuando:


    a) Hay obtención de un beneficio económico de especial trascendencia.
    b) El daño causado revista especial gravedad.


Por lo tanto vemos que adquiere una especial importancia el aspecto patrimonial, sin perjuicio de incluir los daños morales, por lo que se imponen penas privativas de libertad y de multa, previendo la posibilidad de decretar el cierre temporal o definitivo de la industria o establecimiento del condenado (suspensión de la explotación, prohibición de reanudar la actividad, precinto de aparatos, etc).


La ausencia de inscripción en el Registro de Propiedad Intelectual no afecta a la posible comisión del delito, toda vez que dicha inscripción no tiene carácter constitutivo, sino únicamente declarativo del derecho, por lo que aquélla sólo reforzará su prueba



¿Cuantía de la indemnización?

Todo responsable penal lo es civilmente, por lo tanto en cuanto a la responsabilidad civil, el perjudicado tendrá derecho a indemnización pudiendo optar entre el beneficio que hubiere obtenido presumiblemente o la remuneración que hubiere percibido de haber autorizado la explotación.



¿Concurso de delitos?

La jurisprudencia está admitiendo la concurrencia de otros delitos cuando se infringe los derechos de propiedad intelectual, como son el de estafa o defraudación en la calidad al público consumidor.

Así se pronuncia el Tribunal Supremo en la sentencia 14 de febrero de 1984 a favor del doble delito: el de infracción de los derechos de autor con un lucro logrado para la empresa del acusado y correlativo perjuicio para la concesionaria, y otro delito de defraudación en la calidad que vendría sustentado por el lucro logrado a costa del público comprador.



Conclusiones

El consentimiento del titular de los derechos de autor excluye el tipo del injusto, es decir, no se estaría infringiendo los derechos de propiedad intelectual siempre que hubiera consentimiento expreso del autor y no hubiera un exceso en su autorización.

Por lo tanto, a los efectos de evitar este tipo de conductas y consecuencias, hay que ponerse siempre en contacto con el autor para obtener su consentimiento y fijar por escrito las bases de la relación contractual a través del correspondiente contrato de cesión de derechos de explotación (no la cesión de los derechos morales que son irrenunciables) en particular, los derechos de reproducción, distribución, comunicación pública y transformación, debiendo valorar determinadas cláusulas importantes que condicionarán de un modo u otro la relación jurídica entre ambas partes.



GUIA LEGAL

Infórmate de las últimas noticias y novedosas sentencias referentes a custodia compartida, pensiones de alimentos, pensión compensatoria, y todas aquellas en materia de derecho civil y propiedad intelecual, entre otras. Ver Noticias

Álvarez Mata Abogados

Via Laietana 71 Pral. 2º
08003 Barcelona (España)

Tel: +34 93 159 99 04
Fax: +34 93 552 62 26

info@abogadosalvarez.com

contacto