Declaración de Incapacidad

El procedimiento de incapacitación se sustancia por los trámites del juicio verbal y está contemplado en la nueva LEC como un procedimiento especial que se sustancia ante el Juzgado de 1ª Instancia de lugar de residencia del presunto incapaz.


Están legitimados para interponer la demanda de incapacidad:


  1. El cónyuge o quien se encuentra en una situación de hecho asimilable.
  2. El ascendiente, descendiente o hermano.
  3. En caso de que no existieran ninguna de las personas mencionadas anteriormente, iniciará el procedimiento el Ministerio Fiscal (salvo en el caso de los menores de edad, cuya incapacidad solo podrán promover los padres o los tutores).


Procedimiento de incapacitación:


Existiendo las personas antes mencionadas, el procedimiento de incapacitación se inicia con un escrito (demanda), en el que se pone en conocimiento del Juez la existencia de una minusvalía psíquica en una determinada persona. En este procedimiento es necesaria la concurrencia de Abogado y Procurador.

De este escrito se da traslado a la persona que se pretende incapacitar, en su domicilio, para que, en el plazo de VEINTE DIAS, conteste al mismo si lo considera oportuno.


Cuando, transcurridos los veinte días, en el Juzgado vean que la persona a la que se pretende incapacitar no ha contestado a la demanda, se lo comunicará al Fiscal, que será quien en el procedimiento represente al demandado o presunto incapaz.


El Fiscal siempre se opondrá a la incapacidad, mientras no se demuestre lo contrario.
La forma de demostrar lo contrario consiste en unas pruebas que deben realizarse ante el Juzgado, y que son las siguientes:


  1. Prueba documental: consistente en los documentos públicos o privados que en su día se aportaron al escrito inicial, para acreditar la minusvalía
  2. Audiencia de parientes: consistente en que por el Juez sean oídos tres parientes cercanos del presunto incapaz, quienes serán preguntados por su relación de parentesco, sobre la deficiencia que padece y si están de acuerdo con el procedimiento de incapacitación.
  3. Examen por el Juez del presunto incapaz, con quien hablará para tener un primer criterio sobre el alcance de su minusvalía.
  4. El examen por un médico, especialista en psiquiatría o neurología, para que emita informe sobre la deficiencia y lo presente en el Juzgado.

Practicadas todas estas pruebas, el Juez dictará Sentencia. Esta Sentencia puede ser distinta dependiendo de cada caso, ya que el Juez puede:


  1. Declarar una incapacitación total.- En aquellos casos en los que, tras las pruebas practicadas se aprecie que el demandado no es capaz ni de cuidar de su persona ni de administrar sus bienes.
  2. Declarar una incapacitación parcial.- en aquellos casos en los que se aprecie que el demandado sí puede realizar ciertos actos sin la asistencia de otra persona, pero para otros necesita esa asistencia. Esta Sentencia debe especificar qué actos puede el incapaz realizar por sí mismo y para que actos necesita la asistencia de otra persona.

Cuando la Sentencia declare una incapacitación total de una persona, si viven los padres del incapacitado y conviven con él, la Sentencia decretará la rehabilitación o prórroga de la patria potestad de los padres sobre su hijo, y no se nombrará Tutor hasta que no fallezcan los padres.


Cuando la Sentencia declare una incapacitación total (y no vivan los padres de incapaz) o una incapacidad parcial, establecerá el régimen de guarda o tutela a que deberá quedar sometido el incapacitado.


Con la nueva LEC, si en el escrito inicial de solicitud de la incapacitación se solicita igualmente el nombramiento de Tutor, la Sentencia que declare la incapacidad nombrará también al Tutor o curador, de tal forma que no habría que iniciar un expediente de nombramiento de Tutor o curador posterior como ocurría anteriormente a la promulgación de la nueva Ley.


Las obligaciones del Tutor, una vez nombrado, las más destacables son las siguientes:


  1. Dar alimentos y educación a su pupilo (si es menor) y hacer todo lo necesario para intentar su recuperación.
  2. Deberá administrar sus bienes con la diligencia de un buen padre de familia.
  3. Deberá pedir autorización judicial para internarlo en un Centro, enajenar o gravar sus bienes.
  4. Por el contrario, no necesitará autorización para la venta de acciones ni para el arrendamiento de pisos propiedad de su pupilo, siempre y cuando este arrendamiento no tenga una duración superior a seis años.
  5. Deberá rendir cuanta anual al Juzgado de la gestión de la Tutela.

Al contrario de lo que ocurre con el procedimiento de incapacitación, cualquier persona está legitimada para pedir la Tutela de otra. La Tutela se decretará mediante Auto Judicial motivado.


  

GUIA LEGAL

Infórmate de las últimas noticias y novedosas sentencias referentes a custodia compartida, pensiones de alimentos, pensión compensatoria, y todas aquellas en materia de derecho civil y propiedad intelecual, entre otras. Ver Noticias

Álvarez Mata Abogados

Via Laietana 71 Pral. 2º
08003 Barcelona (España)

Tel: +34 93 159 99 04
Fax: +34 93 552 62 26

info@abogadosalvarez.com

contacto